Cuidados Especiales Para Tu Bebé

EL HIPO: Este afecta a gran parte de los bebés recién nacidos, por la inmadurez normal de su diafragma o estimulación del nervio frénico, generalmente se asocia con el frio o la alimentación. El hipo desaparece de forma espontanea, pero desaparecerá mas rápidamente si le ofreces a tu bebé seno o chupo.

EL PUJO: Algunas veces podrás ver a tu bebé haciendo fuerza como si tuviera dolor, esto sucede porque la pared abdominal aun es muy delgada y no se ha desarrollado bien, por esta razón tu bebé al defecar se debe ayudar con el diafragma o pujo, esto es algo totalmente normal por lo cual no debes darle ningún tipo de medicamento a tu bebé ya que este desaparece espontáneamente.


Si notas que el esfuerzo es demasiado puedes ayudar a tu bebé masajeando su abdomen, doblándole con cuidado sus muslos sobre el vientre o cargándolo derecho sobre tu pecho, mientras presionas suavemente tu cuerpo con el abdomen de tu bebé.

REGURGITACION: Esta es la expulsión de pequeñas porciones de alimento la cual ocurre por la inmadurez del esfínter gastroesofágico. La regurgitación mejora luego de sus primeros mesecitos, pero es aconsejable que después de alimentar a tu bebé no lo balancees y debes tratar de mantenerlo semisentado.

EL LLANTO: Cuando tu bebé llora, trata de manifestarte algo como y generalmente es causado por el hambre, frio, excesivo calor, cansancio, necesidad de caricias y arrullos o por cólicos.

Tu bebé recién nacido no tiene la capacidad de esperar, por lo tanto debes atender inmediatamente a su llamado y tu intuición de madre te dará a conocer la razón por la cual tu bebé llora. Ten en cuenta que con el tiempo tu bebé ira aprendiendo a esperar.

OBSTRUCCIÓN NASAL: Con mucha frecuencia te darás cuenta que a tu bebé se le tapa su naricita, esto se debe a que tu bebé aun no puede manejar bien sus secreciones nasales las cuales se acumulan en su nariz impidiendo su respiración.

Es recomendable aplicar suero fisiológico nasal en forma de chorrito en cada fosa nasal cada cuatro horas o cuando se sienta congestionado. Este medicamento lo puedes conseguir fácilmente en cualquier farmacia sin formula medica, y si tu bebé no mejora debes consultar a tu medico.