Mitos Del Embarazo

Seguramente ahora que te encuentras en embarazo habrás escuchado todo ese tipo de creencias sobre cosas que se deben o no hacer durante el embarazo. Antiguamente las personas daban explicaciones un poco mágicas a ciertas cosas que sucedían, esto porque no se tenía conocimiento de alguna explicación científica.

Durante el embarazo una de las mayores preocupaciones es que tu bebé nazca bien y a veces se recurren a algunos de estos mitos, pero independientemente de los resultados, debes tener en cuenta que estos no tienen una base científica y son poco fiables.

Aunque estas creencias no tengan una base, no significa que no debamos escuchar a las personas que nos cuentan estos mitos, de seguro que te las contara tu abuelita, tu tía o incluso tu mamá. Escucha estas divertidas historias y por curiosidad puedes ponerlas en práctica siempre y cuando veas que tu bebé no corra ningún riesgo.

Algunas creencias sobre el sexo del bebe:

Si tu vientre es puntiagudo será niño y si es ensanchado será niña. Este mito es muy conocido, pero no tiene nada de cierto. La forma del vientre está ligada a la complexión de la madre.

Si engorda la cara de la madre será una niña, pero si engorda en sus entrepiernas será varón. Las zonas en donde la madre tienda a engordar normalmente, seguramente engordaran más en estado de embarazo.

Las comidas te dan resultados increíbles:

Si tienes mucha acides estomacal, tu bebé tendrá mucho cabello. Es cierto?, por supuesto que no, la cantidad de cabello de tu bebé se debe a los genes que herede, si los padres tienen mucho cabello, lo más seguro es que el bebé también.

Si comes mucha fruta durante el embarazo tu bebé saldrá sucio. Obviamente no debes dejar de comer frutas, al contrario las frutas aportan mucha vitaminas y minerales que hacen mucho bien a la salud tuya y de tu bebé. Que el bebé salga "sucio" es imposible de impedir, ya que ellos están cubiertos por una capa blanquecina llamada vemix la cual protege su piel debido a que están flotando en líquido por varios meses.

No debes comer muchos productos lácteos o tu bebé saldrá con una costra de sebo en su cabeza. Los productos lácteos proporcionan una buena cantidad de calcio, por lo cual no se debe dejar de consumir. La costra amarillenta con que algunos bebés nacen se debe al exceso de grasa en el cuero cabelludo del bebé, esta es inofensiva y muy común, con el tiempo la costra láctea desaparecerá, aunque hay algunas cosas que puedes hacer para minimizarlas.

Tus actos afectan al bebé:

Si levantas las manos por encima de tu cabeza, el cordón umbilical podría estrangular a tu bebé. Falso, los movimientos que realices no tendrán efecto con el cordón umbilical, aunque si suele haber casos de que los bebés se enreden en el cordón, pero esto es debido más a los movimientos del bebé que a los tuyos.

Si la mamá ve algo feo durante el embarazo, el bebé será feo. Lo lindo que sea tu bebé depende de sus genes y además como ya todos sabemos, no hay bebé feo.

Ver un eclipse de luna ocasionaría que tu bebé naciera con el labio partido. Este mito proviene de los Aztecas los cuales creían que el eclipse era un mordisco a la luna y si una madre embarazada lo veía le ocurrirá lo mismo a su bebé. El labio leporino se debe a factores genéticos y medioambientales los cuales no incluyen a los planetas.

A escuchar música!:

Los bebés que no escuchen música durante el embarazo se quedan sordos. Este mito no tiene nada de cierto. Al desarrollarse los oídos de tu bebé podrá escucharte a ti y algunas cosas a tu alrededor, pero si debes poner música para estimular más sus sentidos y al parecer les gusta más la música clásica.

Estos son algunos de los mitos más escuchados durante el embarazo, existen infinidad de ellos alrededor del mundo y ten en cuenta que son solo mitos, no tienen nada que ver con la realidad.